Familias y escuela: ¡Juntas hacen la diferencia!

Resumen

Miles de Manos es una propuesta innovadora de prevención de la violencia desde la educación escolar y extraescolar, que fue desarrollada con apoyo del componente 3 del programa PREVENIR. El método Miles de Manos fortalece las competencias educativas y comunicativas de padres de familia y docentes, así como su cooperación en beneficio de los niños en edad escolar. Mediante tres módulos divididos en varios talleres-encuentros, se capacita a los adultos para que puedan asumir de mejor manera su papel como referentes principales para los niños y jóvenes. Está comprobado que, de esta manera, a la larga, disminuyen los índices de violencia de los jóvenes.

El objetivo de Miles de Manos es que los docentes y padres de familia tengan un trato respetuoso, responsable, constructivo, democrático y no violento con los niños y jóvenes. Esto incluye tanto el cuestionamiento de los tradicionales métodos de crianza autoritarios, como un desempeño más consciente de su papel como acores principales, y el establecimiento de límites

Antecedentes

Después de un análisis exhaustivo de experiencias existentes de prevención en el contexto educativo, para la realización del proyecto Miles de Manos, el programa PREVENIR estableció una alianza con el Center for Equity Promotion de la Universidad de Oregón. Especialistas de esta institución en el pasado desarrollaron y evaluaron varias metodologías educativas que científicamente comprobaron ser efectivas en la reducción de conductas de riesgo de los jóvenes. 

Apoyado en la experticia de estos especialistas, PREVENIR coordinó el trabajo de un equipo de expertos centroamericanos que adaptaron las metodologías mencionadas al contexto de la Región. Para ello, fue fundamental el apoyo de los comités consultivos nacionales que se crearon en cada uno de los países contraparte, que fueron integrados por representantes de los ministerios de educación, universidades y ONG.

Como resultado de este proceso interinstitucional y regional se construyeron tres guías de facilitación; una para padres y madres de familia, una para docentes y una para grupos mixtos (de padres y maestros). Después, se formaron los primeros facilitadores y multiplicadores: empleados de los ministerios de educación, supervisores escolares y maestros seleccionados. Ellos aplicaron las guías en escuelas piloto en Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua. El pilotaje escalonado en diferentes contextos y la evaluación de los resultados permitieron un contínuo ajuste de precisión. Y dados los buenos resultados y la gran demanda, rápidamente se logró transferir la propuesta a redes escolares y muchas nuevas escuelas. El monitoreo de impactos es parte integral del modelo, en el sentido de un enfoque basado en la evidencia. 

Grupos meta

La propuesta que se construyó adoptó el nombre Miles de Manos (MdM) para poner de manifiesto que, para romper la espiral de violencia, se requiere de un esfuerzo mancomunado de las principales personas de referencia para los niños: padres de familia y maestros de escuela. Ellos inciden enormemente en cómo los jóvenes logran afrontar los retos que les esperan en la vida.

Para entender mejor por qué algunos jóvenes se descarrían y otros, no, se analizaron las vidas de jóvenes que crecieron en condiciones difíciles. Se comprobó que el mayor garante de un desarrollo exitoso de un niño y una niña es una relación estable, respetuosa y calurosa con una persona adulta de referencia. Este llamado factor protector incluso puede reducir muchos factores de riesgo, tales como el uso de armas, alcohol, drogas y prostitución.

Estrategias metodológicas

En base a las guías de facilitación de MdM, se realizan una serie de sesiones-encuentros guiadas por un equipo facilitador. Este equipo, para empezar, tiene la tarea de crear un ambiente de confianza y cooperación: Los participantes deben sentirse libres como para poder compartir también experiencias difíciles durante la crianza o enseñanza de los niños, para luego analizarlas juntos. 

Los métodos que aprenden los participantes son el reflejo de siete estrategias clave que se emplean en Miles de Manos, a saber:


  • Comunicación clara
  • Expectativas claras
  • Reconocimiento positivo
  • Límites y consecuencias
  • Resolución de problemas
  • Manejo de las emociones
  • Supervisión adulta

En los encuentros se generan reflexiones profundas. Sin embargo, lo que realmente hace la diferencia es que los participantes estén dispuestos a probar nuevas maneras de manejar las conductas de los niños y niñas que están bajo su responsabilidad. Esto implica cuestionar formas tradicionales de crianza y enseñanza y asumir un rol más intencional en la vida de los niños y niñas. Al finalizar uno de los Encuentros, un docente lo expresó así: “Poco a poco aprendemos de los diferentes ejemplos y experiencias. Me he dado cuenta de mis fortalezas y debilidades; que uno debe quitarse la ‘cultura del no’ y poner en práctica lo positivo.” 

Objetivos

El objetivo general de Miles de Manos es unir y fortalecer a familias y escuelas en su empeño por ayudar a los niños y jóvenes a afrontar eficazmente los retos de la vida diaria.

Específicamente, se pretende fomentar en padres, cuidadores y docentes capacidades y destrezas que les ayuden a guiar mejor a sus estudiantes e hijos. 

El Componente Escuela, en el desarrollo de los diez encuentros, tiene como objetivo general consolidar un ambiente escolar de convivencia pacífica y democrática, orientado a crear condiciones de aprendizaje y éxito en el estudiantado por medio del desarrollo de habilidades sociales para la vida. Los objetivos específicos son

  • generar un marco de convivencia basado en las expectativas de comportamiento, partiendo del análisis de factores de riesgo y tipos de violencia en el ámbito de la escuela; 
  • fortalecer la comunicación en la comunidad educativa, tanto en la interpersonal, las expectativas y el reconocimiento positivo de los logros de convivencia;
  • implementar un enfoque participativo y democrático de convivencia orientado a la autonomía del estudiantado, por medio de estrategias de disciplina orientadora, la resolución de problemas y la enseñanza de habilidades sociales para la vida; y
  • elaborar propuestas de mejora de la convivencia, utilizando información recopilada en los distintos espacios escolares para tomar decisiones.

El objetivo general del Componente Familias es mejorar las habilidades de crianza entre los participantes utilizando prácticas que han demostrado científicamente que ayudan a reducir los comportamientos de riesgo que pueden conducir a la violencia en los entornos familiares y escolares. Los objetivos específicos son

  • fortalecer a los padres y madres en su papel de prevención y atención a las necesidades de crecimiento y desarrollo integral de sus hijos e hijas.
  • desarrollar las habilidades básicas de una crianza saludable para animar la conducta positiva en los hijos e hijas.
  • proveer herramientas para el manejo de situaciones personales, familiares y sociales que pueden ser factores de riesgo en las vidas de los jóvenes.

El objetivo general del Componente Puente es unir los esfuerzos que realizan madres y padres de familia y docentes por orientar a la niñez y adolescentes. Se fomenta su colaboración y cooperación, para que logren objetivos comunes relacionados con el buen comportamiento de sus hijos e estudiantes. Los objetivos específicos se centran en

  • desarrollar mecanismos prácticos de comunicación permanente entre la escuela y las familias;
  • decidir de manera conjunta las expectativas del comportamiento que la niñez aprenderá en la escuela y en la casa; y
  • proponer acciones permanentes para disminuir la violencia escolar sobre la base de la evaluación de las acciones realizadas en el marco del programa Miles de Manos.

Los encuentros de los tres componentes, que se corresponden y complementan temáticamente entre sí, se desarrollan de manera paralela, como lo muestra el siguiente esquema:

La duración de los encuentros de los componentes Familias y Puente es de aproximadamente dos horas y media cada uno. Para los encuentros del componente Escuela se estipula una duración de tres horas y media cada uno. La duración total de la realización del Programa depende de los acuerdos a los que se llegue en cada centro escolar. Sin embargo, lo recomendable es dejar por lo menos una semana entre cada encuentro Familias o Escuela. 


Resultados

Hasta agosto de 2015 se formaron casi 550 facilitadores Miles de Manos que han implementado el modelo en más de 350 escuelas de la región. Los diferentes Ministerios de Educación han expresado su interés en escalar el programa e incluirlo en la formación docente. En Honduras, ya forma parte de la escuela para padres, que es obligatorio para las 22 000 escuelas públicas del país. Para finales de 2015 se esperan los resultados de un estudio científico a través de la Universidad de Oregon. 

Durante las reflexiones y debates que se desarrollan en el marco de los encuentros de Miles de Manos, muchos padres y docentes por primera vez toman consciencia de que representan potenciales “factores de protección” para los adolescentes, en una sociedad cada vez más violenta. Al mismo tiempo reciben herramientas prácticas para poder responder mejor a este reto. A través de la práctica de las nuevas técnicas, primero en el grupo y luego como ‘tarea’ en clase o en el hogar, los contenidos de Miles de Manos se conectan directamente con la realidad de los participantes.

La retroalimentación de los participantes demuestra una creciente necesidad de ofertas prácticas del tipo Miles de Manos. Tanto los padres como los docentes sienten que el programa es una oportunidad única que les ayuda a lograr una convivencia armoniosa en el hogar y en la escuela. Gracias a Miles de Manos muchos maestros han logrado mejorar la comunicación con sus alumnos, lo que ha llevado a un clima escolar más armónico. Los participantes comentan, además, que han recomendado a sus amistades las técnicas que aprendieron y les resultaron exitosas.

Las primeras evaluaciones que se han hecho indican que los niños cuyos padres y profesores han participado en el programa Miles de Manos demuestran menos conductas antisociales o agresivas. Estas conductas a menudo son la antesala de violencia juvenil. Esto está respaldado por investigaciones en los Estados Unidos sobre los efectos de los modelos de prevención que fundamentaron Miles de Manos. Los estudios sobre el método PBS (Positive Behavior Support, Apoyo a Conductas Positivas), por ejemplo, ponen de manifiesto que en las escuelas participantes las acciones disciplinarias se han reducido entre un 20 a 60 por ciento. Además, disminuyó significativamente el número de alumnos que necesita atención especial fuera del ambiente escolar. PBIS actualmente se implementa en casi 3000 escuelas de 34 estados federales de EEUU. 

Contacto:

Rubeena Esmail
Directora 
Teléfono:  + 503 2121 5100
E-mail:  rubeena.esmail-arndt@giz.de


© Copyright 2017 Todos los derechos reservados.   Aviso Legal (Imprint) | Protección de datos | Términos y Condiciones